Cuerpo

Vasculitis española

Dato importante

  • La vasculitis puede ser leve o potencialmente mortal.
  • La detección y el tratamiento tempranos de la vasculitis grave pueden prevenir daños permanentes. Se necesita un análisis de sangre, una biopsia del tejido afectado o un angiograma para detectar vasculitis.
  • La vasculitis es un problema de salud inflamatorio que generalmente requiere tratamiento con medicamentos como glucocorticoides.
  • Al paciente también se le pueden recetar otros medicamentos que inhiben el sistema inmunológico. Puede ayudar a tratar una afección grave o permitir que los pacientes tomen dosis más bajas de glucocorticoides.

La vasculitis es un grupo de enfermedades raras con inflamación generalizada de los vasos sanguíneos. Estos vasos sanguíneos están formados por arterias y venas. Hay muchos tipos de vasculitis y los síntomas, la gravedad y la duración de los mismos pueden variar ampliamente. La mayoría de los tipos de vasculitis son poco frecuentes y, por lo general, se desconoce la causa. La vasculitis afecta a hombres, mujeres y niños. Ciertos tipos de vasculitis pueden afectar a determinadas personas. Por ejemplo, la enfermedad de Kawasaki solo se presenta en niños. La vasculitis por IgA (púrpura alérgica) es más común en niños que en adultos. Por otro lado, la arteritis de células gigantes solo ocurre en adultos mayores de 50 años.

La vasculitis puede afectar negativamente el flujo sanguíneo a los tejidos de todo el cuerpo, como los pulmones, los nervios y la piel. Por lo tanto, la vasculitis tiene una variedad de signos y síntomas (cómo se ven y se sienten), como:

  • Dificultad para respirar y tos;
  • Entumecimiento o debilidad en sus brazos o piernas;
  • Manchas rojas (“moradas”), protuberancias (“nódulos”) o llagas (“heridas”) en la piel.

Además, es posible que la vasculitis renal no cause síntomas al principio, pero sigue siendo un problema grave.

La vasculitis puede ser leve o inactiva e incluso mortal. Un paciente puede tener un episodio o varios episodios de vasculitis durante varios años.

¿Qué causa la vasculitis?

La causa de la mayoría de las vasculitis no está clara. Los factores genéticos (varios genes) parecen ser importantes en la enfermedad. La vasculitis se considera una enfermedad autoinmune, lo que significa que el cuerpo ataca su propio sistema inmunológico. En la vasculitis, el sistema inmunológico ataca los vasos sanguíneos. Algunos casos de vasculitis son causados ​​por reacciones a medicamentos. Además, algunas infecciones crónicas (a largo plazo) como los virus de la hepatitis B o C también pueden causar vasculitis.

La vasculitis puede formar parte de otras enfermedades reumáticas, principalmente lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide y síndrome de Sjogren. La mayoría de las personas con vasculitis no padecen ninguna de estas afecciones.

¿Cómo se diagnostica la vasculitis?

Cuando un paciente tiene síntomas y resultados anormales en un examen físico, una prueba de laboratorio o ambos, y no hay otra causa clara, los médicos pueden sospechar vasculitis. Las pruebas más comunes son:

  • Biopsia: operación en la que se toma una pequeña muestra de tejido y se examina con un microscopio.
  • Angiografía: radiografía que se usa para detectar anomalías en los vasos sanguíneos.
  • Análisis de sangre.

Para la mayoría de los pacientes, el médico puede determinar el tipo de vasculitis según el tamaño del vaso sanguíneo afectado (ver tabla) y los órganos afectados. Para encontrar una vasculitis leve, su médico generalmente realizará una biopsia de piel o de riñón. Se pueden usar biopsias (como piel, nervios o cerebro) o angiografía para detectar vasculitis en el vaso medio. La angiografía también es una prueba que se usa a menudo para detectar vasculitis grandes. [link page – giant cell arteritis] Esto generalmente incluye una biopsia de la arteria craneal.

Ciertos tipos de vasculitis, como la enfermedad de Behcet y la enfermedad de Kawasaki, generalmente se diagnostican en función de la recopilación de datos clínicos, en lugar de una biopsia o una angiografía.

Algunos análisis de sangre muestran que cierto tipo de vasculitis puede ser positivo (anormal) para ayudar al médico a diagnosticarlo. La más útil de estas pruebas es la prueba de anticuerpos anticitoplasma de neutrófilos, comúnmente conocida como ANCA. Una prueba ANCA positiva puede ayudar a identificar los siguientes tipos de vasculitis: Poliangeítis granulomatosa (Wegener). [link page – granulomatosis with polyangiitis (Wegener’s)], Poliangeítis microscópica o granuloma eosinofílico con poliangeítis (Churg-Strauss). Otras pruebas de laboratorio pueden mostrar daño orgánico, pero esto no es suficiente para diagnosticar vasculitis.

Tipos de vasculitis

Aorta: aorta y ramas principales Arteritis de células gigantes
Arteritis de Gaoan
Aortitis en el síndrome de Corgen
Aortitis con espondiloartropatía
Aortitis solitaria
Arterias medianas La enfermedad de Kawasaki
Poliarteritis nudosa
Arterias pequeñas y medianas Vasculitis relacionada con ANCA
Granuloma con poliangeítis (anteriormente conocido como granulomatosis de Wegener)
Poliangeítis microscópica
Poliomielitis granulomatosa eosinofílica (Churg-Strauss)
Vasculitis primaria del sistema nervioso central
Arteriolas Vasculitis por IgA (púrpura alérgica)
Artritis reumatoide relacionada con vasculitis, lupus eritematoso sistémico y síndrome de Sjogren.
Vasculitis
Enfermedad anti-GBM (síndrome de Goodpasture)
Vasculitis médica
Arterias y venas de diferentes tamaños. Enfermedad de Behcet
Policondritis recurrente

Abreviaturas: ANCA: (anticuerpos citoplasmáticos contra neutrófilos); GBM (membrana basal glomerular). Esta lista está incompleta. No incluye ciertos tipos de vasculitis asociadas a enfermedades como infecciones o cáncer. Abreviatura: ANCA: Anticuerpos citoplasmáticos anti-neutrófilos. GBM: membrana basal glomerular. Esta lista está incompleta. No incluye ciertos tipos de vasculitis que se asocian con enfermedades como infecciones o cáncer.

¿Cómo se trata la vasculitis?

Glucocorticoides: Los glucocorticoides (prednisona, prednisolona, ​​etc.), a menudo denominados «esteroides», son una parte importante del tratamiento de la mayoría de las vasculitis. La dosis y la duración del tratamiento dependerán de la gravedad de la enfermedad y la duración de la enfermedad del paciente. Estos medicamentos ayudan a reducir la inflamación, pero pueden tener efectos secundarios a largo plazo.

Otras drogas: A veces, los médicos recetan inmunosupresores porque los efectos secundarios a largo plazo pueden no ser tan graves como los de los glucocorticoides. Este tratamiento se llama «reserva de esteroides». La ciclofosfamida es uno de los medicamentos más poderosos de este grupo y los médicos pueden recetarla cuando una enfermedad afecta gravemente órganos vitales.

En casos menos graves de vasculitis, los pacientes pueden tomar metotrexato, azatioprina u otros inmunosupresores. Por lo general, los médicos recetan estos medicamentos para tratar otros reumatismos, pero también son útiles para las vasculitis.

Los nuevos medicamentos que se usan para tratar otras enfermedades autoinmunes y enfermedades inflamatorias también pueden ayudar a tratar la vasculitis. Los investigadores han descubierto que uno de los medicamentos, rituximab (Rituxan), es eficaz para tratar casos graves de ciertos tipos de vasculitis. Estos son poliangeítis granulomatosa, poliangeítis microscópica y vasculitis crioglobulinémica. Algunos pacientes con los casos más graves de estas afecciones pueden recibir plasmaféresis («plasmaféresis») o inmunoglobulina intravenosa (comúnmente llamada «IgIV»).

Operación: El daño causado por vasculitis severa a veces requiere cirugía. Por ejemplo, cirugía de derivación (cirugía para desviar el flujo sanguíneo hacia un vaso sanguíneo bloqueado). Dependiendo de la ubicación de la lesión, otras cirugías pueden incluir cirugía de senos nasales o un trasplante de riñón.

sufre de vasculitis

La vasculitis puede ser de corta duración o de por vida. Los médicos suelen tener buenas razones para centrarse en prevenir el daño permanente a los órganos vitales (como los pulmones, los riñones y el cerebro) y los nervios. Por supuesto, deben evitarse la muerte y la discapacidad a largo plazo por vasculitis. Sin embargo, otros problemas suelen causar problemas a los pacientes. Por ejemplo, fatiga (muy cansancio), dolor, artritis, problemas de sinusitis, etc.

Los efectos secundarios de los medicamentos, especialmente los glucocorticoides, también son motivo de preocupación. Los pacientes que toman inmunosupresores son propensos a contraer infecciones. Siga los consejos de su médico sobre cómo reducir su riesgo de infección. Afortunadamente, las terapias actuales han mostrado buenos resultados en pacientes con vasculitis.

El papel de los reumatólogos en el tratamiento de las vasculitis.

Los reumatólogos suelen ser los expertos con mejores conocimientos sobre vasculitis. Por lo tanto, dirigen la atención médica de los pacientes, especialmente los pacientes con enfermedades crónicas o graves. Los pacientes con vasculitis deben consultar a especialistas con sistemas de órganos comprometidos o potencialmente comprometidos. Los médicos que pueden necesitar ver a un paciente incluyen un dermatólogo (dermatólogo), neurólogo (especialista en neurología), oftalmólogo (oftalmólogo), otorrinolaringólogo (especialista en oído, nariz y garganta), nefrólogo (nefrólogo) o neumólogo (especialista en neumología). ). Especialista).

Actualizado en marzo de 2019 por Kwass Houston MD y revisado por el Comité de Marketing y Comunicaciones de la Academia Estadounidense de Reumatología.

Esta información se proporciona únicamente con fines educativos generales. Para obtener asesoramiento médico profesional, diagnóstico y tratamiento de cualquier enfermedad o afección, comuníquese con un proveedor de atención médica calificado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba