Patologías

Deformidad grave: Síntomas, causas, tratamiento e información.

En caso de deformidad grave, debe tratarse cuanto antes y intentar corregir todos los elementos de la deformidad. Idealmente, debería empezar a llevar a cabo esto tras el nacimiento, cuando los pies son más simples de transformar. También es fundamental el rastreo continuo de la evolución de esta corrección patológica por parte de podólogos expertos.

Tratamiento ortopédico

Los expertos recomiendan un rápido estiramiento primero y Conforme se pone la férula, la posición del pie va a mejorar gradualmente.En el momento en que el pie esté en la situación adecuada se realizará un régimen correctivo, que acostumbra implicar el uso de yesos (método de Ponseti) o férulas, que deben ser reemplazadas una vez a la semana, y la posición del pie irá progresando gradualmente. En la mayoría de los casos, se necesitan de cinco a diez férulas, y la última dura tres semanas, y en el momento en que se corrige la situación del pie, el niño debe ¿Ortesis? Aproximadamente tres meses. Al final del régimen, los pacientes deben emplear el dispositivo por la noche y durante las siestas hasta los tres años.

En muchos casos, este tratamiento protésico se puede combinar con una simple cirugía para alargar el tendón de Aquiles, puesto que el inconveniente suele estar relacionado con la compresión del tendón de Aquiles y el trámite para corregirlo es relativamente sencillo. Cirugía reconstructiva Mucho más belicoso.

Régimen quirúrgico

La cirugía dependerá de la gravedad del pie zambo, la edad del niño y el tratamiento previo. El niño estará bajo anestesia general a lo largo de toda la operación a fin de que no sienta ninguna molestia.

El trámite empieza con una o dos incisiones, por norma general alrededor de la espalda y el interior del pie. Al llevar a cabo estos cortes, el cirujano alarga o acorta los tendones del pie del paciente, y los pequeños mayores o más difíciles pueden necesitar cortar algunos huesos. En ocasiones, la uña está en el pie.

Postoperatorio

Después de la operación, se pone una férula de yeso para asegurar la situación adecuada. Dependiendo de la operación, el paciente puede regresar a casa o ser hospitalizado a lo largo de uno a tres días el mismo día. El niño debe sostener los pies en una posición mucho más alta y poder aliviar el dolor con calmantes. El especialista de manera frecuente revisará la piel alrededor del yeso del niño para cerciorarse de que la circulación sanguínea no se vea perjudicada. El paciente debe estar enyesado durante 6 a 12 semanas, pero se puede sustituir el yeso.

Una vez retirado el último yeso, el pediatra aconsejará el uso del dispositivo protésico y puede derivar al niño a un fisioterapeuta que le enseñará cómo hacer mas fuerte el pie y mejorar su flexibilidad.

Aunque la mayor parte de los casos se corrigen precisamente tras la cirugía, los pequeños mayores que se han sometido a una cirugía tienen la posibilidad de requerir otra cirugía más adelante si aún tienen deformidades en los pies.

El riesgo del trámite

La cirugía del pie zambo puede presentar los próximos riesgos:

  • Problemas respiratorios y reacciones a narcóticos.
    Una especie de
  • De la misma con cualquier cirugía, tienen la posibilidad de generarse hemorragias y también infecciones.
    Una suerte de
  • Daño a los nervios del pie.
    Una suerte de
  • hinchazón
    Una especie de
  • Inconveniente cíclico
    Una especie de
  • La herida es bien difícil de curar.

Pronóstico

Los desenlaces del tratamiento son normalmente satisfactorios. No obstante, si el problema no se soluciona o regresa, los pequeños que no se han sometido a una cirugía tienen la posibilidad de necesitar cirugía cuando sean adultos. Los procedimientos quirúrgicos que puede necesitar incluyen:

  • Osteotomía: Quite ciertos huesos.
    Una especie de
  • fusión: Una combinación de 2 o mucho más huesos, el cirujano usa huesos de otras partes del cuerpo.
    Una especie de
  • Use clavos o placas de metal para juntar los huesos. un período de tiempo.

Después de la operación, los pies del paciente están en una mejor situación. El niño podrá llevar un estilo de vida activo y desplazarse como todos los otros, no obstante, sus pies tienen la posibilidad de estar mucho más firmes de lo habitual. Por otra parte, en la mayoría de las situaciones, si unicamente se afecta un lado, los pies y las pantorrillas del niño se volverán mucho más pequeños por el resto de su vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page