Enfermedades

Púrpura trombocitopénica trombótica | Patologias.me

¿Qué es?

La púrpura trombocitopénica trombótica es un trastorno sanguíneo en el que se forman coágulos de sangre en los vasos sanguíneos pequeños, incluida la trombocitopenia (trombocitopenia).

causa principal

La púrpura trombocitopénica trombótica puede ser causada por cambios en las enzimas involucradas en la coagulación sanguínea, lo que resulta en una coagulación sanguínea anormal. Cuando las plaquetas se agrupan para formar estos coágulos, disminuye la cantidad de plaquetas en la sangre de otras partes del cuerpo que pueden usarse para la coagulación normal. Esto puede causar sangrado debajo de la piel. Por otro lado, los coágulos en los vasos sanguíneos evitan que el oxígeno llegue a las partes afectadas del cuerpo. En algunos casos, la púrpura trombocitopénica trombótica es hereditaria, es decir, se transmite de padres a hijos, y las personas con la afección nacen con niveles bajos de esta enzima. La púrpura trombocitopénica trombótica también puede ocurrir en las siguientes situaciones:

  • cáncer
  • quimioterapia
  • Trasplante de células madre hematopoyéticas
  • Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)
  • Reemplazo hormonal y terapia con estrógenos
  • Ciertos medicamentos como ticlopidina, clopidogrel, canela y ciclosporina A.

Púrpura trombocitopénica trombótica: síntomas

Los síntomas de la púrpura trombótica trombótica pueden incluir:

  • Penetrar la piel o las mucosas.
  • Confundido
  • Fatiga, debilidad
  • alta temperatura
  • dolor de cabeza
  • Piel pálida o amarilla
  • dificultad para respirar
  • Frecuencia cardíaca alta

Hay varias complicaciones posibles, como:

  • Insuficiencia renal
  • Recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia)
  • Cantidad baja de glóbulos rojos (estos se destruyen temprano)
  • Problemas del sistema nervioso
  • Sangrado
  • carrera

Púrpura trombocitopénica trombótica: diagnóstico

El diagnóstico de púrpura trombocitopénica trombótica incluye una anamnesis detallada y un examen físico, así como otras pruebas. Básicamente, los análisis de sangre y orina requieren diferentes parámetros, que pueden estar asociados con cambios o defectos en proteínas y células que interrumpen el proceso de coagulación y regulación. También es útil una biopsia de la piel o de las membranas mucosas, en la que se pueden analizar las propiedades bioquímicas de las lesiones cutáneas y se puede determinar la causa.

Púrpura trombocitopénica trombótica: tratamiento

El tratamiento de la púrpura trombocitopénica trombótica incluye plasmaféresis o Intercambio de plasma. El plasma es la parte líquida de la sangre. Plasmaféresis, el plasma anormal se extrae y se reemplaza con plasma normal de un donante sano. Cuando se restablece el plasma normal, se restablecen los niveles de las enzimas involucradas. El procedimiento de intercambio de plasma se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • En primer lugar, se le extraerá sangre como donación.
  • Cuando la sangre fluye a través de una máquina que divide la sangre en diferentes partes, se extrae el plasma anormal y quedan las células sanguíneas.
  • Sus células sanguíneas se combinan con el plasma de un donante normal y luego regresan a su cuerpo.

Repita este procedimiento de plasmaféresis todos los días hasta que los análisis de sangre muestren una mejoría. Las personas que no responden a este tratamiento o que tienen una recaída de la enfermedad pueden necesitar cirugía para extirpar el bazo y tomar medicamentos inmunosupresores como corticosteroides o anticuerpos monoclonales (como rituximab).

Púrpura trombocitopénica trombótica: prevención

La púrpura trombocitopénica trombótica no se puede prevenir.

¿Es interesante para ti? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba