Más

Por eso, no debes chupar la cabeza de los camarones.

Los expertos en nutrición llevan años advirtiendo Problemas de salud Que puede traer aviso desde camarón U otros tipos de moluscos. Aunque este problema no se debe solo a la ácido úrico

La cabeza de marisco, especialmente gambas, langostinos, cangrejos de río o gambas, es uno de los ingredientes más deliciosos de una comida. Por lo tanto, muchas personas tienden a chupar las cabezas de estos mariscos mientras consumen estos alimentos.

Sin embargo, los nutricionistas desaconsejan chupar la cabeza de los mariscos, ya que contiene colesterol y cadmio, metales pesados ​​que se acumulan en los órganos internos de los crustáceos.

En cualquier caso, chupar la cabeza de un camarón de vez en cuando no es necesariamente perjudicial para la salud. Pueden surgir problemas cuando consume demasiado. Además, comer muchos mariscos puede provocar un aumento de los niveles de ácido úrico.

¿Por qué no debería chupar la cabeza?

En 2011, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) advirtió sobre problemas de salud que pueden provocar frecuentes deslizamientos de cabeza en estos animales. Una advertencia que aún existe hoy.

camarón

Según los nutricionistas, el cadmio se acumula en la cabeza de los crustáceos cuatro veces más que en otras partes del cuerpo. Además, también contiene colesterol.

Por lo tanto, se recomienda comer mariscos con moderación, ya que algunos tipos de camarones, langostas o langostinos tienen más cadmio en la cabeza. La carne oscura de los crustáceos como los cangrejos también acumula más cadmio.

Pero los mariscos también son alimentos ricos en purinas. El consumo excesivo también puede aumentar los niveles de ácido úrico, lo que puede afectar su salud.

Mariscos y ácido úrico

El ácido úrico es una sustancia que el cuerpo produce por sí mismo cuando descompone las purinas. Sin embargo, comer ciertos alimentos ricos en purinas también puede provocar un aumento de esta acidez en la sangre.

En este sentido, los mariscos pertenecen a los alimentos ricos en purinas. Por esta razón, las personas con niveles altos de ácido úrico o en riesgo de tener niveles altos de ácido úrico deben limitar o eliminar la ingesta de mariscos.

La consecuencia más importante para la salud de los niveles elevados de ácido úrico es el desarrollo de gota. Esta patología se caracteriza por la acumulación de cristales de ciruela en las articulaciones y en el dedo gordo del pie, la formación de focos de inflamación y dolor intenso.

Además de los mariscos, las purinas también son ricas en carne, despojos, cerebro y algunos pescados grasos. Por lo tanto, las personas que reciben gotas para los ojos deben reducir la ingesta de estos productos.

Por todo ello, según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, no es recomendable chupar cabezas de gamba por motivos de salud. Sin embargo, también se recomienda comer mariscos con moderación para ayudar a controlar los niveles de ácido úrico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page