Enfermedades

Pericarditis | Patologias.me

¿Qué es?

La pericarditis es una inflamación del pericardio.

El pericardio es la membrana en forma de saco que rodea el corazón.

razón

La pericarditis puede ser causada por una infección y, a veces, su origen se desconoce o no se ha comprobado. La pericarditis infecciosa puede ser causada por:

  • Infección viral, como un resfriado o neumonía.
  • Infecciones bacterianas o fúngicas, aunque son menos frecuentes.
  • Infección por VIH y SIDA
  • Fiebre reumática
  • tuberculosis

La pericarditis también puede ser causada por otras enfermedades, como:

  • Cáncer o leucemia
  • Enfermedad autoinmune
  • Hipotiroidismo
  • Insuficiencia renal
  • Enfermedades cardíacas: infarto, cirugía cardíaca, traumatismo de tórax, esófago o corazón, miocarditis.

A veces puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos como procainamida, hidralazina, fenitoína, isoniazida, algunos medicamentos que se usan para tratar el cáncer o inhibir el sistema inmunológico, o tratamientos como la radioterapia en el pecho.

Pericarditis: prevención

En muchos casos es imposible prevenir la pericarditis. Las medidas generales para prevenir la infección o el adecuado control y tratamiento de las enfermedades autoinmunes son algunas opciones de prevención, aunque no siempre previenen la enfermedad.

Pericarditis: síntomas

El síntoma principal de la pericarditis es el dolor de pecho, que es el más común y casi inexistente. El esta siempre presente. Se puede sentir en el cuello, los hombros, la espalda o el estómago. Este dolor tiene las siguientes características: Una persona lo describe como un dolor punzante y hormigueante (a diferencia de la sensibilidad de otras afecciones cardíacas) que es más fuerte con la respiración profunda y puede aumentar la tos y la deglución cuando está acostado en posición horizontal. Por lo general, se alivia sentándose o inclinándose hacia adelante. Además del dolor en el pecho, se presentan síntomas como fiebre, escalofríos o sudoración, especialmente si la pericarditis es contagiosa. Otros síntomas pueden incluir:

  • Dificultad para respirar mientras está acostado.
  • tos seca
  • fatiga
  • Hinchazón de tobillos, pies y piernas.
  • ansiedad

Pericarditis: tratamiento

Al tratar la pericarditis, es importante eliminar la causa subyacente tanto como sea posible. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como el ibuprofeno se pueden tomar con colchicina para reducir el dolor y la inflamación del pericardio. En algunos casos, puede ser necesaria la terapia con corticosteroides, como medicamentos antiinflamatorios fuertes o diuréticos, para eliminar el exceso de líquido. Si la infección es la causa de la pericarditis, se deben usar antibióticos para tratar la infección bacteriana. Si se produce un derrame pericárdico (derrame pericárdico y el corazón tiene dificultad para bombear líquido, el líquido debe drenarse a través de una punción pericárdica con una aguja bajo ecocardiografía. Los casos graves de recaída con cicatrización o rigidez del pericardio pueden requerir un procedimiento llamado pericardectomía, que implica extirpar parte del pericardio.

Pericarditis: diagnóstico

Diagnostique la pericarditis basándose en la historia clínica y el examen físico. Durante la auscultación cardíaca, el médico puede detectar un sonido anormal llamado sonido de fricción pericárdica, que es una característica de la pericarditis y, a veces, es suficiente para detectarla. También puede escuchar latidos cardíacos débiles o distantes, o puede haber otros signos de exceso de líquido en el pericardio (derrame pericárdico). Si la afección es grave, es posible que disminuyan los ruidos respiratorios, los ruidos respiratorios anormales (como crujidos) u otros signos de líquido alrededor de los pulmones. Otras pruebas pueden incluir: radiografía de tórax, electrocardiograma, ecocardiograma, tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética de tórax o corazón, gammagrafías con radionúclidos, etc. Además de análisis de sangre que indican enzimas que pueden dañar el músculo cardíaco, como como troponina I o anticuerpos antinucleares (ANA) y factor reumatoide si se sospecha de autoinmunidad, pruebas serológicas de VIH y pruebas de tuberculina si se sospecha de VIH o tuberculosis, hemocultivo, etc.

¿Es interesante? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba