Enfermedades

Lo que necesita saber sobre la bulimia: desarrollos recientes

¿Qué es?

El trastorno por atracón es un trastorno alimentario en el que los pacientes experimentan episodios llamados atracones, en los que comen en exceso y pierden el control de su comida. Después de estos episodios, la persona realiza actividades de limpieza como vómitos, laxantes u otros medicamentos para prevenir el aumento de peso.

Una variante de la bulimia se llama diabetes. La diferencia es que las personas con esta afección también tienen diabetes tipo 1, lo que significa que deben usar insulina sintética para tratarla. En la nefropatía diabética, el paciente reduce deliberadamente la cantidad de insulina necesaria para tratar la enfermedad con el fin de perder peso.

La bulimia no debe confundirse con la anorexia nerviosa, aunque ambos son trastornos alimentarios y, a veces, ocurren simultáneamente.

causa principal

La causa exacta de la bulimia no está clara. Como todos sabemos, los factores genéticos, psicológicos, familiares, sociales o culturales juegan un papel importante en el desarrollo de enfermedades. Las mujeres son más comunes que los hombres. También es más común en niñas adolescentes y mujeres jóvenes.

Bulimia: prevención

No siempre es posible prevenir la bulimia, pero algunos problemas pueden ayudar, como:

  • Desarrolle buenos hábitos alimenticios desde una edad temprana para ayudar a los bebés y niños pequeños a regular sus sentimientos de saciedad y no obligarlos a comer más de lo que tienen hambre.
  • Promueve el pensamiento positivo y date cuenta de que estás disfrutando de estos aspectos de tu cuerpo sin criticar a los demás ni a tu apariencia.
  • Evite la comparación con los demás y aprecie sus propias cualidades.
  • Evite el aislamiento social

Bulimia: síntomas

Los síntomas de la bulimia pueden ser más o menos obvios, pero en general esta persona sabe que su dieta es anormal. Los sentimientos de miedo o culpa a menudo se desarrollan después de comer en exceso y limpiar. Las personas con bulimia pueden comer en exceso una o varias veces al día durante varios meses. Suele comer muchos alimentos ricos en calorías. Estas raves suelen ser secretas. La culpa y la abnegación se desarrollan después de comer en exceso, lo que puede llevar a comportamientos de pérdida de peso para evitar el aumento de peso. Este es un tipo de estrés emocional que generalmente brinda una sensación de alivio después de la limpieza. Puede eliminarse mediante vómitos, ejercicio excesivo o uso excesivo de ciertos laxantes, enemas o diuréticos. En personas con diabetes mellitus insulinodependiente, la dosis de insulina también debe controlarse para que la dosis sea menor que la dosis requerida para la enfermedad. El peso y el índice de masa corporal de las víctimas de bulimia pueden ser normales, pero su propia imagen física o de sí mismas les hace pensar que tienen sobrepeso. Es más probable que este trastorno alimentario se descuide en el caso de un peso normal que en el caso de una pérdida de peso significativa, como la anorexia nerviosa.

Bulimia: tratamiento

El tratamiento de la bulimia requiere un abordaje multidisciplinar por parte de diferentes profesionales sanitarios entre los que se encuentran médicos, psiquiatras, nutricionistas, psicólogos, etc. Solo en determinadas circunstancias es necesario hospitalizar a los pacientes con bulimia, por ejemplo:

  • Si también tiene anorexia nerviosa
  • Si también tienen depresión severa.
  • Cuando necesiten medicación para detener la extracción.

Muy a menudo, el tratamiento se puede realizar en un policlínico, es decir, no se requiere hospitalización. El tratamiento dependerá de la gravedad de la bulimia y de la respuesta del paciente al tratamiento. Los diferentes tratamientos incluyen:

  • Grupos de apoyo, especialmente para personas con bulimia leve sin otros problemas de salud.
  • Psicoterapia como terapia de conversación, terapia cognitivo-conductual u otros métodos psicológicos.
  • Asesoramiento nutricional.
  • En combinación con antidepresivos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

La persona bulímica que busca tratamiento entiende que pueden ser necesarios varios tratamientos para tratar la enfermedad y la recaída, esta no es la razón por la que debe prescribir un tratamiento, es muy importante y no es relajante ni agradable En este proceso, las personas, sus familias y el ambiente más íntimo tiene que trabajar duro para relajarse.

Bulimia: diagnóstico

Diagnosticar la bulimia es difícil. Algún comportamiento inusual de esta persona puede despertar sospechas, como:

  • Use el baño con regularidad después de las comidas.
  • Dedique mucho tiempo a hacer ejercicio.
  • De repente come grandes cantidades
  • Compre mucha comida que se desperdicie.
  • Sepa cómo usar laxantes, medicamentos para bajar de peso, medicamentos para el vómito o diuréticos.

Algunos signos en el examen físico también pueden sugerir un diagnóstico:

  • Cambios en los dientes: caries, gingivitis o erosión del esmalte dental por exposición excesiva y repetida al ácido contenido en el vómito.
  • Frotarse los dientes cuando vomita provoca pequeños cortes o callosidades en los dedos.
  • Boca seca
  • Pequeñas manchas rojas en la piel del rostro o alrededor de los ojos que corresponden a la rotura de pequeños capilares provocada por la fuerza al vomitar.
  • Apariencia holgada en las mejillas.
  • Erupciones y acné
  • Los análisis de sangre pueden mostrar desequilibrios de electrolitos, como niveles bajos de potasio o deshidratación.

Finalmente, el diagnóstico se confirmó mediante entrevistas clínicas y psicológicas.

¿Es interesante para ti? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba