Enfermedades

Linfoma no Hodgkin | Patologias.me

¿Qué es?

El linfoma no Hodgkin es un cáncer de la sangre que se presenta en las células linfáticas (sangre) llamadas linfocitos, que son parte del sistema inmunológico de nuestro cuerpo. Estos linfocitos se encuentran en los ganglios linfáticos y otros tejidos como el bazo o la médula ósea.

Cuando se produce un linfoma no Hodgkin, estos linfocitos crecen de forma incontrolable, lo que hace que los órganos que producen estas células aumenten de tamaño y estas células incontroladas migren sin control a otros órganos y tejidos.

causa principal

En la mayoría de los casos, se desconoce la causa del LNH. Sin embargo, estos tumores parecen ocurrir en personas con sistemas inmunológicos comprometidos, incluidos aquellos que han recibido trasplantes de órganos o han sido infectados con el VIH. El linfoma no Hodgkin afecta con mayor frecuencia a adultos, pero también hay casos en niños. Los hombres son más comunes que las mujeres.

Linfoma no Hodgkin: síntomas

Los síntomas del linfoma no Hodgkin varían de persona a persona. Algunas personas hacen su debut después de una linfadenopatía que se acompaña de inflamación de uno de estos bultos. En otros casos, pueden producir fiebre, sudoración, adelgazamiento, fatiga y susceptibilidad a infecciones, en ocasiones se manifiestan como dolor debido al agrandamiento e infiltración de tumores en determinados órganos abdominales.

Linfoma no Hodgkin: diagnóstico

Para diagnosticar el linfoma no Hodgkin, se debe realizar una biopsia de uno de los ganglios linfáticos agrandados y examinarlo con un microscopio para ver si estos linfocitos no están controlados. Además, se necesita más investigación para comprender la propagación de los tumores. Debido al riesgo de metástasis a otros órganos y tejidos, se necesitan análisis de sangre, radiografías, ultrasonido, gammagrafía y otras pruebas de imagen, ultrasonido, tomografía computarizada o PET del cuerpo y una biopsia de médula ósea para determinar la afección y la posible enfermedad de la médula ósea.

Linfoma no Hodgkin: tratamiento

El tratamiento del linfoma no Hodgkin dependerá del grado y grado del tumor que se muestra en la prueba anterior. Los tratamientos más comunes para este tipo de tumor suelen ser la quimioterapia, la radioterapia o una combinación de ambas. El trasplante de células madre sanguíneas para reparar la médula ósea después de la quimioterapia de dosis alta es una opción que algunas personas también usan. A veces, los pacientes con LNH requieren trasplantes de sangre y plaquetas.

Linfoma no Hodgkin: prevención

En muchos casos, los factores que causan el linfoma están ausentes, lo que dificulta dar una indicación de prevención. Sin embargo, hay algunos consejos a tener en cuenta:

  • Control de peso y dieta: parece que las personas obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar este tumor. Evite la ingesta de grasas y coma sano.
  • Evitar infecciones como el VIH debilita nuestro sistema inmunológico protector.
  • Evite los medicamentos intravenosos y las relaciones sexuales sin protección, que aumentan las posibilidades de infección.
  • Evitar la gastritis con medicamentos y dieta parece reducir el riesgo de exposición a un tipo de bacteria (H. pylori) que parece estar asociada con un tipo de linfoma no Hodgkin del estómago.
¿Es interesante para ti? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba