Enfermedades

Feocromocitoma | Patologias.me

¿Qué es?

El feocromocitoma es un tumor muy raro de la glándula suprarrenal. Puede ser benigno o maligno (maligno).

Puede aparecer a cualquier edad, pero es más común en la edad adulta.

En casos raros, este tipo de tumor también aparece en otras áreas del cuerpo como el abdomen y se conoce como paraganglioma.

causa principal

Se forma un feocromocitoma en las glándulas suprarrenales (médula suprarrenal). Pueden formarse tumores únicos o múltiples en una o dos glándulas suprarrenales. Este tipo de tumor provoca una liberación excesiva de las hormonas adrenalina y noradrenalina (llamadas catecolaminas), que son características típicas de las glándulas suprarrenales y controlan la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el azúcar en sangre y el metabolismo. Cuando estas hormonas liberadas por el feocromocitoma ingresan al torrente sanguíneo, aparecen signos y síntomas de la enfermedad. Varios síndromes genéticos raros aumentan el riesgo de desarrollar feocromocitoma, por ejemplo:

  • Síndrome de tumor endocrino múltiple tipo 2, tipo A y tipo B (MEN2A y MEN2B).
  • Síndrome de Hippel-Lindau (BVS).
  • Neurofibromatosis 1 (NF1).
  • Síndrome de paraganglioma hereditario.
  • Dyad Karni-Stratakis (paraganglioma y tumor del estroma del tracto gastrointestinal) [TEGI]).
  • Tríada de Carney (paraganglioma, tumor del estroma gastrointestinal y condroma de los pulmones).

Feocromocitoma: síntomas

Los síntomas de un feocromocitoma aparecen como una crisis. Estas convulsiones corresponden a la liberación de las hormonas catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) al torrente sanguíneo. Las convulsiones duran de 15 a 20 minutos, pero a medida que crece el tumor, aumentan la frecuencia, duración y gravedad de las convulsiones. Los síntomas más comunes son:

  • dolor de estómago
  • Dolor de pecho
  • Irritabilidad, insomnio
  • Nervioso, temblor de manos
  • Extremadamente pálido
  • Palpitaciones o latidos cardíacos irregulares o pulsantes
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Fuerte dolor de cabeza
  • Sudoración inexplicable
  • disminución

El síntoma más común es la presión arterial alta, que es difícil de controlar. La hipertensión puede manifestarse como un aumento repentino de la presión arterial (crisis hipertensiva), que a su vez puede provocar problemas de salud graves como taquicardia, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o muerte. Ciertas afecciones en pacientes con feocromocitoma pueden causar síntomas y signos de enfermedad en forma de crisis, por ejemplo:

  • Actividades deportivas muy dinámicas.
  • Trauma físico
  • Fuerte estrés emocional
  • parte
  • Bajo anestesia general.
  • La cirugía es como extirpar un tumor en una sola operación.
  • Consuma más alimentos ricos en tiramina, como vino tinto, chocolate y queso.

Feocromocitoma: diagnóstico

Se cree que el diagnóstico de feocromocitoma está asociado con antecedentes de hipertensión, aunque esto todavía está mal controlado después del tratamiento y la crisis hipertensiva recurrente. Además de un examen físico general y la medición de la presión arterial, la frecuencia cardíaca y el electrocardiograma, es posible que se requieran exámenes adicionales para detectar la presencia de un tumor y evaluar sus características, dimensiones y opciones de tratamiento:

  • Análisis de sangre, que incluyen catecolaminas (noradrenalina y adrenalina) en sangre y orina, glucosa y metaadrenalina (metabolitos o productos de degradación de adrenalina y noradrenalina) en sangre y orina.
  • Tomografía computarizada (TC) y / o resonancia magnética del abdomen
  • Biopsia suprarrenal
  • Exploración de isótopos MIBG (un tipo especial de medio de contraste de rayos X que se usa para detectar tejido que corresponde a un tumor de feocromocitoma)

Feocromocitoma: tratamiento

El tratamiento del feocromocitoma consiste principalmente en la extirpación quirúrgica del tumor. Es importante usar ciertos medicamentos antes de la cirugía para estabilizar la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Si el tumor no se puede extirpar quirúrgicamente, se deben tomar medicamentos para controlar los efectos del exceso de catecolaminas. La radioterapia y la quimioterapia pueden complementar el tratamiento del feocromocitoma. La terapia dirigida también se usa con una clase de sustancias que inhiben las enzimas y señalan la necesidad de crecimiento tumoral, como sunitinib, que inhibe las tirosina quinasas en las células tumorales.

Feocromocitoma: prevención

No existe un método conocido para prevenir el feocromocitoma. Las personas con feocromocitoma hereditario deben someterse a asesoramiento genético para comprender la probabilidad de transmitir el riesgo de la enfermedad a su descendencia.

¿Es interesante para ti? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba