Cuerpo

Enfermedad ósea de Paget

Dato importante

  • La enfermedad de Paget suele aparecer en personas de edad avanzada.
  • Los signos de la enfermedad ósea de Paget son dolor de huesos y articulaciones, dolor de cabeza, pérdida de audición, hipertrofia o flexión ósea, hormigueo o entumecimiento.
  • El médico debe evaluar la enfermedad para asegurarse de que no haya problemas relacionados.
  • Un tratamiento seguro y eficaz puede ayudar a la mayoría de las personas con la enfermedad de Paget.

La enfermedad ósea de Paget es una enfermedad ósea crónica rara que afecta aproximadamente al 1% de la población estadounidense y es más común en hombres que en mujeres (3 a 2). Los pacientes con enfermedad de Paget experimentan una reparación ósea solitaria temprana que conduce a una variedad de síntomas, desde huesos más blandos hasta huesos más gruesos que generalmente están asociados con la pelvis, la parte baja de la espalda (columna vertebral), las nalgas, los muslos, la cabeza (cráneo) y los brazos conectados. Esto puede provocar problemas como huesos torcidos, fracturas, nerviosismo, artritis y pérdida de audición. Se ha demostrado que los medicamentos reducen la incidencia de dolor, fracturas y artritis que puede causar esta afección.

¿Qué es la enfermedad de Paget?

En general, la tasa de regeneración ósea disminuye con la edad. Sin embargo, este proceso de reparación ósea es más rápido en pacientes con enfermedad de Paget. Como resultado, el hueso reconstruido tiene una estructura anormal. Los huesos afectados pueden ser blandos y causar debilidad e inclinación en la pelvis, la espalda (columna vertebral), las caderas, la cabeza y los brazos. O el hueso reconstruido puede aumentar de tamaño, haciéndolo más propenso a la artritis, la pérdida de audición, las fracturas y las molestias. Debido a que esta afección se presenta en personas mayores de 40 años, estos síntomas a menudo se confunden con cambios relacionados con la edad.

¿Qué causa la enfermedad de Paget?

La causa de la enfermedad de Paget no está clara. Esto parece ser hereditario hasta cierto punto, posiblemente causado por la exposición a un virus. Es raro en personas menores de 40 años y el número de pacientes aumentará a medida que envejecen.

La enfermedad de Paget es más común en europeos y su descendencia, lo que sugiere que es hereditaria. En el 30% de los casos, más de un miembro de la familia suele estar involucrado al inicio de la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Paget?

La enfermedad de Paget generalmente causa artritis que puede ser diagnosticada y tratada por su reumatólogo o profesional de la salud que se especializa en enfermedades de los huesos.

La apariencia de los huesos en la radiografía le informa al médico sobre el diagnóstico. Los análisis de sangre han demostrado un aumento de la fosfatasa alcalina sérica (SAP), lo que refleja la rápida renovación del tejido óseo. Los resultados del análisis de orina también muestran la velocidad de esta reconstrucción. Los médicos suelen realizar gammagrafías óseas no invasivas para determinar la extensión del daño óseo. Solo se requiere una biopsia de hueso para examinar bajo un microscopio si se sospecha de cáncer.

¿Cómo se trata la enfermedad de Paget?

El tratamiento para esta afección puede centrarse en el apoyo físico, como plantillas, muletas y fisioterapia.

Los medicamentos que ayudan a aliviar el dolor asociado con la enfermedad de Paget incluyen acetaminofén (como Tylenol) y medicamentos antiinflamatorios como ibuprofeno y naproxeno. Además, un grupo de medicamentos llamados bifosfonatos puede aliviar el dolor y ayudar al cuerpo a regular la formación de hueso para estimular un crecimiento óseo más normal. Su médico puede recetarle un medicamento oral:

  • Se tomó alendronato (Fosamax) o etidronato (Didronel) por vía oral todos los días durante 6 meses.
  • El tiludronato (Skelid) se toma por vía oral todos los días durante 3 meses.
  • El risedronato (Actonel) se tomó por vía oral todos los días durante 2 meses.

Cuando se despierte por la mañana, todos los medicamentos orales deben tomarse con un vaso grande de agua (de 6 a 8 onzas). El paciente debe estar de pie durante los siguientes 30 minutos y no comer, beber ni tomar ningún otro medicamento hasta que haya transcurrido este tiempo. Cualquiera de estos procedimientos se puede repetir si es necesario. Algunos de los efectos secundarios de estos medicamentos pueden incluir: Acidez de estómago, que a veces empeora el dolor de huesos en un período corto de tiempo.

También hay jeringas para medicamentos. Algunas inyecciones que pueden usarse para la enfermedad de Paget:

  • El ácido pamidrónico (Aredia) se administra por vía intravenosa todos los meses o cada pocos meses. La inyección tarda varias horas. En casos raros, puede causar irritación ocular o pérdida ósea (osteonecrosis) alrededor de los dientes.
  • El zoledronato (Reclast) se administra por vía intravenosa una vez al año. El tiempo de administración es inferior a 30 minutos. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que las inyecciones pueden suprimir la actividad de la enfermedad durante un período prolongado.
  • La calcitonina es una hormona que se inyecta debajo de la piel varias veces a la semana.

A veces, se necesita cirugía para tratar la artritis causada por los cambios óseos causados ​​por la enfermedad de Paget y puede ayudar a reducir el dolor y mejorar la función. No se espera que el tratamiento corrija algunos de los cambios causados ​​por la enfermedad, como pérdida de audición, deformidad u osteoartritis.

Coexistir con la enfermedad de Paget

Esta enfermedad no afecta seriamente la calidad de vida y, para la mayoría de las personas, el pronóstico es bueno. De hecho, la mayoría de las personas con esta afección no suelen quejarse. Por el contrario, el crecimiento rápido de los huesos puede provocar complicaciones: dolor de huesos, aumento de tamaño de la cabeza, brazos o piernas doblados, artritis (osteoartritis), dolor de espalda, pérdida de audición, fracturas (fracturas), insuficiencia cardíaca y, con menor frecuencia, cáncer de hueso tipo A.

Revisado por Isabelle Amig, MD, marzo de 2019 y revisado por el Comité de Marketing y Comunicaciones del American College of Rheumatology.

Esta hoja de datos del paciente es solo para información general. Para obtener asesoramiento médico profesional, diagnóstico y tratamiento de cualquier enfermedad o afección, comuníquese con un proveedor de atención médica calificado.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba