Cuerpo

Deposición de pirofosfato de calcio (DPC)

Dato importante

  • El riesgo de CPD aumenta significativamente con la edad, pero también puede ocurrir en personas más jóvenes.
  • El diagnóstico correcto depende de la detección de cristales de pirofosfato de calcio en el líquido de la articulación afectada.
  • La CPD puede ser difícil de diagnosticar ya que el dolor en las articulaciones y otros síntomas pueden simular la gota y otros tipos de artritis.
  • El diagnóstico se puede confirmar al observar pequeños cristales en el líquido sinovial al microscopio.
  • Los medicamentos antiinflamatorios pueden reducir el dolor y la hinchazón y prevenir o aliviar los síntomas de CPD, pero no pueden eliminar los cristales.

Los problemas articulares causados ​​por cristales de una sal de calcio llamada pirofosfato pueden ser una de las formas de artritis más incomprendidas. Estos problemas a menudo se confunden con la gota y otras afecciones médicas. Es importante realizar el diagnóstico (prueba) correcto. La deposición de pirofosfato de calcio (DPC) sin tratar puede causar dolor severo o dolor e inflamación crónicos (a largo plazo). Con el tiempo, las articulaciones pueden degradarse o romperse, lo que resulta en una discapacidad a largo plazo. Existen varias opciones de tratamiento para el dolor de la artritis, pero no tratan los depósitos de cristales subyacentes. Algunas de las causas subyacentes de los pacientes con CPD son tratables y deben investigarse (consulte Causas a continuación).

¿Qué es un centro de datos?

La deposición de pirofosfato de calcio (CPD) es una forma de artritis y, como sugiere el antiguo nombre «pseudogota», pueden aparecer síntomas similares a los de la gota. Pero en DPC, otro tipo de cristal llamado pirofosfato de calcio desencadena una reacción. La CPD puede causar dolor intenso e hinchazón en una o más articulaciones, lo que puede limitar la actividad durante días o semanas. También puede causar artritis a largo plazo, similar a la osteoartritis o la artritis reumatoide. Esta afección ocurre con mayor frecuencia en las rodillas, pero también puede afectar las muñecas, los hombros, los tobillos, los codos, las manos y otras articulaciones.

Los cristales se acumulan en el cartílago (el tejido que suaviza las articulaciones) y pueden dañarlo. También pueden causar inflamación, lo que provoca dolor en las articulaciones, fiebre e hinchazón.

En la mayoría de los casos, no está claro por qué se forman los cristales, aunque está claro que los depósitos aumentan con la edad. Dado que esta afección a veces se hereda a través de la familia, los genes pueden influir. Los expertos no saben cómo evitar que aparezcan estos cristales. Cuando la CPD es causada por otro problema médico, el tratamiento para la afección a veces puede evitar que empeore.

Los siguientes factores afectan el CPD:

  • Almacenamiento excesivo de hierro (término técnico: hemocromatosis)
  • Niveles bajos de magnesio en sangre (hipomagnesemia).
  • Glándulas paratiroides hiperactivas (hiperparatiroidismo)
  • Algunas causas de niveles altos de calcio en la sangre (hipercalcemia);
  • Hipotiroidismo severo (hipotiroidismo)

¿A quién afecta DPC?

Los depósitos de cristales de pirofosfato de calcio afectan a alrededor del 3% de las personas entre 60 y 70 años y al 50% de las personas mayores de 90 años. La liberación de cristales en el líquido sinovial atrae a los leucocitos y provoca convulsiones dolorosas. Los ataques de artritis agudos (a corto plazo) pueden ocurrir después de un daño articular, después de una cirugía o sin una causa clara.

Los cristales de pirofosfato de calcio se encuentran comúnmente en el cartílago e incluso en el líquido sinovial de los adultos mayores asintomáticos. Muchas personas con estos depósitos de cristales nunca tendrán un ataque agudo de gota ni artritis crónica. Estos cristales también son comunes en personas con osteoartritis o aparecen accidentalmente en otros tipos de artritis como la gota o las infecciones de las articulaciones.

¿Cómo se diagnostica la CPD?

El diagnóstico depende de los síntomas y los resultados de los exámenes médicos. Las imágenes de ultrasonido, rayos X, tomografía computarizada o resonancia magnética de las articulaciones pueden ayudar a identificar los depósitos de calcio en el cartílago. Su médico debe descartar otras posibles causas de sus síntomas. Estos incluyen gota, artritis reumatoide e infecciones articulares. Un médico puede usar agujas para extraer líquido de las articulaciones doloridas o hinchadas para determinar si hay otras causas o cristales de pirofosfato de calcio. También puede solicitarle un análisis de sangre.

¿Cómo se trata la CPD?

No se debe utilizar ningún tratamiento para disolver los depósitos cristalinos. Para los pacientes con convulsiones agudas, los médicos pueden recetar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, cuyas iniciales son AINE. Los AINE como Indocin y Naprosin pueden reducir el dolor y la hinchazón en las convulsiones graves.

Las personas con función renal deficiente, antecedentes de úlcera de estómago o anticoagulantes generalmente no toman AINE. En estos pacientes, puede ser útil pedirle al médico que evacue la articulación afectada y administre corticosteroides. La colchicina en dosis bajas (el fármaco más utilizado para la gota) o los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden ser eficaces para prevenir nuevas convulsiones.

Otros medicamentos pueden ayudar a algunas personas con episodios de artritis severa con cristales de pirofosfato de calcio o la inflamación crónica menos común que estos cristales pueden causar. Estos medicamentos incluyen hidroxicloroquina (Plaquenil), metotrexato (Rheumatrex, Trexall, Otrexup, Rasuvo) o «antagonistas de interleucina-1 beta» que reducen la inflamación, como bioanakinra (Kineret). Anakinra está aprobada por el gobierno para el tratamiento de la artritis reumatoide.

En casos graves, es posible realizar una cirugía para restaurar y reemplazar las articulaciones dañadas.

El papel de los reumatólogos en el tratamiento de la CPD

Los reumatólogos están estudiando activamente las causas de la CPD para prevenir y tratar mejor esta forma de artritis. Debido a que las personas con CPD tienden a ser mayores y más propensas a los efectos secundarios de los medicamentos antiinflamatorios, un reumatólogo que tenga experiencia con estos medicamentos y otros tratamientos puede ayudarlos.

Estos profesionales son expertos en la detección de DPC y lideran un equipo en el diagnóstico de enfermedades subyacentes, su tratamiento y la prevención del posible daño articular que en ocasiones pueden ocasionar estos cristales. Este enfoque es importante ya que los pacientes pueden necesitar asesoramiento quirúrgico o información adicional y apoyo de otros proveedores de atención médica (como fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales).

Actualizado en marzo de 2019 por el Dr. Suleman Bhana y revisado por el Comité de Marketing y Comunicaciones del American College of Rheumatology.

Esta información se proporciona únicamente con fines educativos generales. Para obtener asesoramiento médico profesional, diagnóstico y tratamiento de cualquier enfermedad o afección, comuníquese con un proveedor de atención médica calificado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba