Más

Contractura muscular | Patologias.me

¿Qué es?

La contractura muscular es una contracción continua e involuntaria de un músculo o de algunas de sus fibras que se produce mientras se trabaja duro. Esta área todavía está dura e hinchada, y al palpar se puede sentir un bulto llamado «bulto».

Las contracciones no son una lesión grave, pero son molestas y pueden interferir con algunos movimientos sin dolor, por lo que es importante saber reconocerlas. Pueden durar de una a dos semanas dependiendo de la gravedad.

causa principal

Las contracturas musculares generalmente son causadas por la fuerza o función incorrecta de un músculo en particular. Por tanto, si llevamos más peso del que debiéramos, pueden producirse contracturas. Hay muchas condiciones que pueden causar contracturas:

  • Estilo de vida sedentario: las personas que no hacen ejercicio con regularidad son más propensas a sufrir contracturas durante el ejercicio porque los músculos no están adecuadamente preparados para el esfuerzo inusual.
  • Edad avanzada: las personas mayores son más propensas a sufrir contracturas. Porque el proceso de envejecimiento también afecta a los músculos y hace que pierdan elasticidad, por lo que es más probable que se produzcan contracturas con un esfuerzo excesivo.
  • Estrés: el estrés constante puede provocar contracturas involuntarias.
  • Deportes: Los deportes más comunes para tratar las contracturas son los deportes de puñetazo (atletismo, baloncesto), los deportes balísticos (lanzamiento de martillo, lanzamiento de jabalina) y los deportes de miembros inferiores (ciclismo, patinaje sobre hielo).
  • Deshidratación: como falta de humedad y otros ingredientes como magnesio, Ese potasio, Ese glucosa O el sodio aumenta la posibilidad de sufrir contracturas o convulsiones porque es un elemento necesario para que las células musculares funcionen con normalidad. La deficiencia puede irritar los músculos, lo que contribuye a las contracturas.

Contractura muscular: síntomas

Un síntoma de la contractura muscular es el dolor en una parte específica del cuerpo que empeora con el ejercicio. El área dolorida todavía está dura e hinchada y se siente abultada cuando la palpa.

Contractura muscular: diagnóstico

La contractura muscular se diagnostica mediante un examen clínico. En algunos casos, se pueden tomar radiografías del área dolorida para descartar fracturas.

Contractura muscular: tratamiento

Lo primero que debe hacer para tratar las contracturas es prevenirlas. Por lo tanto, es mejor calentar completamente y preparar los músculos antes de hacer ejercicio. La programación paso a paso de la intensidad del ejercicio también ayuda, desde los principios de menor fuerza hasta los principios de mayor fuerza. Un buen entrenamiento de flexibilidad también los evita al reducir la hinchazón muscular y promover la recuperación muscular después del ejercicio. Estos tratamientos son los siguientes:

  • Relajantes musculares y medicamentos antiinflamatorios: algunos medicamentos pueden relajar los músculos y reducir las contracciones. Son muy utilizados, especialmente en situaciones en las que el dolor es muy evidente, y siempre deben ser recetados por un médico.
  • Compresa caliente local: Suele ser muy beneficiosa para los efectos relajantes y analgésicos. Calentar limitado varias veces al día es mejor que calentar constantemente.
  • Masaje: El masaje debe ser realizado por personal calificado, de lo contrario agravará la contractura, aumenta el flujo sanguíneo, promueve la reparación tisular y la desintoxicación de productos metabólicos, además promueve la relajación muscular, alivia la tensión y alivia el dolor.
  • Después de la fase de contracción aguda, se recomiendan ejercicios de estiramiento y ejercicios ligeros en el agua.
  • descansar

Contractura muscular: prevención

Para evitar contracturas durante el ejercicio, es importante calentador Antes de realizar cualquier actividad física. Entonces el músculo está listo para hacerlo. También hay pasos que puede tomar para prevenir contracturas en otras situaciones:

  • Cambie su postura de vez en cuando.
  • Estírate durante dos o tres minutos cada dos horas.
  • Beba suficiente agua y bébala regularmente durante todo el día.
  • Come una dieta balanceada.
  • Evite el estrés y duerma lo que necesita
¿Es interesante para ti? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba