Más

Cómo el tabaco afecta los niveles de colesterol y la salud del corazón

La mayoría de la gente asocia Fumar tabaco Problemas respiratorios relacionados con la salud pulmonar; sin embargo, los compuestos en los cigarrillos sano Generalmente incluye un escenario colesterol

En este sentido, el tabaquismo también aumenta significativamente el riesgo de enfermedades cardíacas como infarto de miocardio, angina de pecho, ictus o aneurisma aórtico.

Según los expertosSalud de Quirón‘, «La probabilidad de enfermedad cardíaca es directamente proporcional al número de cigarrillos que se fuman al día y al número de años que debe mantenerse este mal hábito».

El vínculo entre fumar y el colesterol

Los estudios científicos demuestran que fumar afecta negativamente a los niveles de colesterol y que un aumento de esta sustancia supone un riesgo para la salud cardíaca.

colesterol

En particular, la nicotina del tabaco provoca un aumento del espasmo de las arterias coronarias y cambios en la coagulación de la sangre. Todo esto se refleja en un aumento del colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (colesterol malo) y una disminución del colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad (colesterol bueno).

Por tanto, la cantidad de nicotina en sangre depende más del grado de inhalación que del contenido de esta sustancia en los cigarrillos. También es la principal causa de colesterol alto en sangre.

Por otro lado, el monóxido de carbono en los cigarrillos puede disminuir el suministro de oxígeno al músculo cardíaco y aumentar los niveles de colesterol.

En este sentido, una dieta poco saludable no solo afecta el nivel de colesterol en el cuerpo, el tabaquismo y el consumo de alcohol también tienen un efecto negativo en el nivel de esta sustancia en el cuerpo.

¿Es fácil dejar de fumar?

Para evitar el colesterol alto, debe llevar un estilo de vida saludable basado en una dieta equilibrada y nutritiva, ejercicio regular y evitar fumar y el consumo de alcohol.

Asimismo, las personas con colesterol alto deben limitar su consumo de alcohol y tabaco y desarrollar ciertos hábitos alimentarios. Siempre se recomienda incrementar la actividad física según la capacidad de cada paciente.

Sin embargo, para las personas que están acostumbradas a dejar de fumar, dejar de fumar no es una tarea fácil. A veces se produce el llamado síndrome de abstinencia.

Por lo general, este síndrome para dejar de fumar se manifiesta en síntomas físicos, insomnio, inquietud, hambre, aumento de peso o cambios de humor. La necesidad de fumar es otro síntoma común.

Los expertos también afirmaron que los síntomas de abstinencia pueden alcanzar su punto máximo en los primeros días después de dejar de fumar, pero pueden volver a la normalidad en dos a cuatro semanas.

Después de dejar de fumar, las ganas de fumar duran varios meses. Sin embargo, el hecho de que dejar de fumar ayude a equilibrar los niveles de colesterol también es beneficioso para la salud del organismo en todos los niveles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page