Patologías

Cinco géneros de esquizofrenia -Patologias

En los trastornos siquiátricos, la esquizofrenia se clasifica en el grupo de los trastornos psicóticos, en los que se genera una alteración de la percepción de la realidad. Se estima que a nivel mundial entre un 0,5% y un 1% de la población se ve afectada por esta enfermedad. En España unas 400.000 personas padecen esta enfermedad, si bien se calcula que hay mucho más pacientes no diagnosticados.

La esquizofrenia es una patología heterogénea que clásicamente se ha clasificado en cinco tipos: paranoide, desordenada, catatónica, indiferenciada y residual.

Esquizofrenia paranoide

Se caracteriza por la presencia de una preocupación excesiva por una o más ideas surrealistas de diversa índole o bien alucinaciones auditivas usuales (oyen voces). El lenguaje es habitual, así como el accionar en un inicio; no se detallan arreactivos ni presentan una afectividad aplanada.

Esquizofrenia desordenada o hebefrénica

Los rasgos predominantes son que tanto el lenguaje como el accionar se ven perturbados, no semejan tener orden ni concierto ni contestar a los estímulos externos de manera adecuada. En estos pacientes la afectividad se ve modificada, estando aplanada o siendo la reacción inadecuada.

Esquizofrenia catatónica

Se caracterizan por enseñar una inmovilidad (llamada catalepsia), un negativismo extremo, mutismo, la adopción de posturas extrañas o movimientos estereotipados, tal como rebosantes muecas y manierismos o la imitación de las expresiones o movimientos de su interlocutor (ecolalia y ecopraxia respectivamente). En ocasiones, por el contrario, tienen la posibilidad de presentar una actividad motora excesiva.

Esquizofrenia indiferenciada

Se detalla como aquella en la que se dan síntomas como los previamente descritos pero sin que éstos logren en su grupo permitir clasificarla como paranoide, desorganizada o catatónica.

Esquizofrenia residual

No se dan ideas delirantes, alucinaciones, catatonia ni desorganización del lenguaje o el accionar. Únicamente se dan manifestaciones leves de síntomas tanto positivos como negativos pero de menor intensidad (opiniones extrañas, experiencias perceptivas poco comunes).

Desde un criterio terapéutico, pese a esta clasificación tradicional, se acostumbra clasificar a los pacientes con esquizofrenia en 2 enormes grupos:

  • Esquizofrenia con predomino de síntomas positivos, abarcan las alucinaciones auditivas, los desvaríos, las distorsiones graves del lenguaje y el comportamiento.
  • Esquizofrenia con predomino de síntomas negativos, como son la apatía, el aplanamiento afectivo, la catalepsia, la sepa de voluntad para llevar a cabo ninguna tarea (abulia), la incapacidad para gozar de nada (anhedonia) o para expresar sentimientos (alexitimia) o la pobreza del lenguaje (alogia).

Evolución de la patología

La enorme mayoría de pacientes esquizofrénicos no tienen consciencia de su enfermedad y en general este trastorno suele superar en cuatro etapas:

  • Intérvalo de tiempo prepsicótico con síntomas que pueden realizar dudar del trastorno
  • Primer brote psicótico
  • Etapa de restauración
  • Persistencia de los síntomas sin remisión pese al tratamiento

Hoy día, existen múltiples fármacos que permiten tratar la esquizofrenia en sus variedades, paliando los síntomas pero jamás llegando a curar el trastorno. Como en casi todos los trastornos siquiátricos, el abordaje terapéutico no será solamente farmacológico sino también mediante psicoterapia, tanto al paciente como familiar, y psicoeducación.

La esquizofrenia es una patología con la cual es difícil convivir, tanto para quien la padece como para su ambiente, con lo que es escencial ponerse en contacto con un especialista ante la sospecha de que alguien cercano logre padecerla.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page