Cuerpo

Artritis psoriásica

Dato importante

  • La artritis psoriásica es crónica. En algunas personas, ocurre con facilidad y, a veces, de forma repentina. En otros casos, es continuo y, si no se trata, puede provocar daños en las articulaciones. El diagnóstico temprano es importante para evitar este daño.
  • La artritis psoriásica generalmente ocurre en personas con psoriasis cutánea, pero también puede ocurrir en personas que no la padecen, especialmente si sus familiares tienen psoriasis.
  • La artritis psoriásica suele afectar las articulaciones grandes, en particular las articulaciones de las extremidades inferiores y las articulaciones distales de los dedos de manos y pies. También puede afectar las articulaciones pélvicas posteriores y las articulaciones sacroilíacas.
  • Para la mayoría de las personas, el tratamiento adecuado puede aliviar el dolor, proteger las articulaciones y ayudar a mantener la movilidad. La actividad física ayuda a mantener la movilidad articular.

Este es un tipo de artritis inflamatoria que se presenta en algunas personas con psoriasis. Este tipo particular de artritis afecta a todas las articulaciones del cuerpo y los síntomas varían de persona a persona. Los estudios han demostrado que la inflamación persistente causada por la artritis psoriásica puede dañar las articulaciones. Afortunadamente, los tratamientos existentes son efectivos para la mayoría de las personas.

La artritis psoriásica suele presentarse en personas de entre 30 y 50 años, pero también puede comenzar en la niñez. Los hombres y las mujeres corren el mismo riesgo. Los niños con artritis psoriásica también tienen riesgo de uveítis (inflamación de la capa media del ojo). Aproximadamente el 15% de las personas con psoriasis desarrollan artritis psoriásica. A veces, la artritis ocurre antes que las enfermedades de la piel.

¿Qué es la artritis psoriásica?

La psoriasis es una afección que hace que aparezcan parches escamosos rojos y blancos en la piel. Es producido por el sistema inmunológico del cuerpo y ataca excesivamente la piel. Algunas personas también pueden tener artritis psoriásica, que se manifiesta en dolor, rigidez e hinchazón en las articulaciones. Al igual que con la psoriasis, los síntomas de la artritis psoriásica pueden aparecer y desaparecer repentinamente y variar de persona a persona, e incluso la ubicación de la misma persona puede cambiar con el tiempo.

La artritis psoriásica afecta a todas las articulaciones del cuerpo y afecta solo a una, varias o más articulaciones. Por ejemplo, puede afectar a una o ambas rodillas. Los dedos de las manos y los pies afectados pueden verse como perros calientes hinchados. Esta condición se llama dactilitis. Las uñas también pueden verse afectadas.

La artritis psoriásica de la columna, llamada espondilitis, puede causar rigidez en la espalda o el cuello y dificultar el agacharse. También puede causar dolor donde los tendones y ligamentos se conectan a los huesos. Esta afección, conocida como entesitis, puede causar dolor en el talón, la planta del pie, alrededor del codo u otras áreas. La entesitis es uno de los signos de la artritis psoriásica.

Estudios recientes han demostrado que la inflamación persistente causada por la artritis psoriásica puede causar daño en las articulaciones más adelante en la vida, por lo que un diagnóstico temprano y preciso es crucial. Afortunadamente, existen tratamientos que funcionan para la mayoría de las personas.

¿Qué causa la artritis psoriásica?

No está claro qué causó esta situación. En pacientes con artritis psoriásica, el 40% de los familiares tienen psoriasis o artritis, lo que sugiere que la genética podría marcar la diferencia. La artritis psoriásica también puede resultar de una infección que activa el sistema inmunológico. Aunque la psoriasis no es contagiosa en sí misma, puede ser causada por dolor de garganta, también conocido como dolor de garganta.

¿Cómo se diagnostica la artritis psoriásica?

Para diagnosticar esto, los reumatólogos buscan articulaciones inflamadas y doloridas, ciertos patrones de osteoartritis y cambios psoriásicos típicos en la piel y las uñas. Las radiografías se utilizan a menudo para comprobar si hay daño en las articulaciones. La resonancia magnética, la ecografía o la tomografía computarizada se pueden utilizar para observar las articulaciones más de cerca.

Se pueden realizar análisis de sangre para descartar otros tipos de artritis con síntomas similares, como gota, osteoartritis y artritis reumatoide. En las personas con artritis psoriásica, los análisis de sangre pueden mostrar niveles altos de inflamación y anemia leve, pero también pueden ser normales. La anemia es una condición que ocurre cuando no hay glóbulos rojos o no funcionan en el cuerpo. A veces, se necesita una biopsia de piel (una pequeña muestra de piel que se toma para analizar) para confirmar la psoriasis.

¿Cómo se trata la artritis psoriásica?

El tratamiento variará según el grado de dolor, hinchazón y rigidez. Es posible que las personas con una enfermedad muy leve solo necesiten tratamiento si les duelen las articulaciones y suspender el tratamiento cuando se sientan mejor. Como tratamiento inicial, se utilizan fármacos antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno (Motrin o Advil) o naproxeno (Alev).

Cuando la artritis no ayuda, se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios (FARME) para ayudar a aliviar las afecciones. Estos incluyen sulfasalazina (azulfidina), metotrexato (Rheumatrex, Trexall, Otrexup, Rasuvo), ciclosporina (Neoral, Sandimmune, Gengraf) y leflunomida. A veces, se puede utilizar una combinación de estos medicamentos. El medicamento antipalúdico hidroxicloroquina (Plaquenil) puede ayudar, pero generalmente debe evitarse ya que puede causar psoriasis. La azatioprina (Imuran) puede ayudar a las personas con artritis psoriásica grave.

Otros tratamientos incluyen biológicos, que generalmente comienzan con inhibidores del TNF como adalimumab (Humira), certolizumab pegol (Cimzia), etanercept (Enbrel), golimumab (Simponi) e infliximab (Remicade). Otros agentes biológicos utilizados en la artritis psoriásica incluyen inhibidores de IL-17 como secukinumab (Cosentyx) e ixecizumab (Taltz), u otras categorías como ustekinumab (Stelara) y abatacept (Orencia). También se ha demostrado que los medicamentos orales más nuevos, como el tofacitinib (Xeljanz), son eficaces.

La artritis psoriásica tiene un mayor impacto en la salud

Los efectos de esta afección dependen de las articulaciones afectadas y de la gravedad de los síntomas. Son frecuentes la fatiga y la anemia. Algunos pacientes con artritis psoriásica también experimentan cambios de humor. El tratamiento de la artritis y la reducción de la inflamación pueden ayudar a aliviar estos problemas. Los pacientes con psoriasis tienen un poco más de probabilidad de tener presión arterial alta, colesterol alto, obesidad o diabetes. Mantener un peso saludable y tratar la presión arterial alta y el colesterol también son aspectos importantes del tratamiento.

sufre de artritis psoriásica

Debido a que no se usa, muchas personas que padecen artritis experimentan rigidez en las articulaciones y debilidad muscular. El ejercicio adecuado es muy importante para mejorar la salud en general y mantener la movilidad articular. Puede ser muy sencillo. Caminar es una buena forma de hacer ejercicio. Un andador o una plantilla para bebés pueden ayudar a prevenir una presión excesiva sobre el pie, el tobillo o la rodilla afectados por la artritis. Las bicicletas estáticas son otra excelente opción, y el yoga y los estiramientos también pueden ayudarlo a relajarse.

A algunas personas con artritis les resulta más fácil caminar en el agua. En este caso, nadar o caminar en la piscina puede proporcionar actividades que no ejerzan presión sobre las articulaciones. Muchos pacientes con artritis psoriásica también se benefician de la terapia física y ocupacional para fortalecer los músculos, proteger las articulaciones de daños mayores y aumentar la flexibilidad.

Papel de los reumatólogos en el tratamiento de la artritis psoriásica

La artritis psoriásica se confunde fácilmente con otras afecciones. Los reumatólogos son expertos en trastornos musculoesqueléticos y, por tanto, es más probable que hagan un diagnóstico correcto. También pueden asesorar a los pacientes sobre las mejores opciones de tratamiento.

Actualizado en marzo de 2019 por Paul Sufka, MD y revisado por el Comité de Comunicaciones y Marketing del Colegio Estadounidense de Reumatología.

Esta información se proporciona únicamente con fines educativos generales. Para obtener asesoramiento médico profesional, diagnóstico y tratamiento de cualquier enfermedad o afección, comuníquese con un proveedor de atención médica calificado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba