Más

10 factores clave para reducir el colesterol

Ese colesterol El aumento de sangre puede ser alto dañino Salud: Básicamente, el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (malo) y los triglicéridos juntos provocan la formación de placa, lo que aumenta enormemente su riesgo Enfermedades cardiovasculares

Y es la acumulación de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad en los vasos sanguíneos lo que bloquea parcial o completamente el suministro de sangre al corazón, el cerebro, las piernas o los riñones. Por tanto, el colesterol alto es una enfermedad muy grave.

En condiciones normales, el tratamiento de los expertos médicos para el colesterol alto incluye dietas especiales y aumento de la actividad física. A veces es conveniente tomar ciertos medicamentos.

Diez claves para reducir el colesterol

La principal recomendación para reducir el colesterol es limitar la ingesta de grasas animales como embutidos, carnes rojas o embutidos grasos. También se recomienda abstenerse de consumir productos lácteos enteros. Todos ellos contribuyen a la acumulación de placa.

colesterol

Por el contrario, es recomendable ingerir más alimentos ricos en fibra soluble. Esto se debe a que la fibra soluble en el intestino se une a la bilis y puede estimular la excreción de colesterol. La avena, la linaza o las verduras y hortalizas de raíz son alimentos ideales para consumir fibra soluble.

Para bajar el colesterol, además de reducir la penetración de la carne, es conveniente aumentar la ingesta de frutas y verduras. La proteína vegetal también es esencial para el funcionamiento del cuerpo.

Además, varios estudios han demostrado que una dieta baja en carbohidratos refinados puede ayudarlo a perder peso, reduciendo así su riesgo de enfermedad cardíaca. También es beneficioso para reducir los niveles de colesterol.

Movimiento, el mayor aliado

Las personas obesas o con sobrepeso no solo son un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, sino que también tienen un mayor riesgo de tener colesterol alto.

Un aspecto importante para ayudarlo a perder peso es evitar un estilo de vida sedentario y elegir hacer ejercicio con regularidad. Sin embargo, la actividad física debe ajustarse según la situación de cada paciente, ya que no se recomienda una actividad física excesiva en tales situaciones.

Tu plan de entrenamiento debe ser gradual. En otras palabras, cuando nos sentimos mejor y nuestro cuerpo responde adecuadamente a cada actividad, debemos aumentar la intensidad de la actividad física. Idealmente, el ejercicio debería convertirse en un hábito en su vida.

Hoy, gracias a la tecnología, podemos utilizar diversos servicios de seguimiento de la actividad física. De esta forma podemos controlar nuestra frecuencia cardíaca, nuestro ritmo o la cantidad de calorías quemadas. Esta es la manera perfecta de medir su condición física y mejorarla gradualmente.

Sin embargo, las personas con enfermedades cardíacas u otras afecciones médicas deben consultar a un médico antes de embarcarse en un programa de ejercicio basado en ejercicios.

Teniendo esto en cuenta, si experimenta síntomas como dolor en el pecho, dificultad para respirar, palpitaciones o náuseas durante el ejercicio, debe detenerse y consultar a un médico lo antes posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba